Acom webcomic

miércoles, 29 de octubre de 2008

Un proyecto suicida...



En mi caso además de leer cómics, me gusta leer SOBRE cómics.
Debe ser por esa necesidad que siento por enterarme de lo relacionado a esta afición que tengo; me gusta saber lo que vendrá, sí, pero además me gusta saber sobre lo que ya se ha publicado, ya que estamos de acuerdo que nunca podremos comprar todo lo que nos gusta; además, existe información que se generó "ya hace algunos ayeres" y por lo tanto ya no nos tocó.

Me gusta saber el punto de vista de otros lectores como yo… me entretiene sobremanera el conocer lo que piensan de tal o cual autor o inclusive como interpretaron tal o cual historia… con la Internet como herramienta de comunicación, existen espacios en los que podemos leer sobre cómics; sin embargo, con algo muy parecido a lo que sucede con los "webcomics", la experiencia de leer información en un monitor es totalmente diferente a la de leer información impresa.

Por mucho tiempo estuve esperando una publicación con calidad de diseño y contenido, y aunque ha habido varios proyectos que han abierto la brecha, creo que estamos apenas vislumbrando un proyecto que saciará el apetito comiqueril de la fanaticada… comenzando por el mío. Me refiero a Comikaze.

Tal vez varios hayan oído hablar de esta publicación, aún así debe de haber otros tantos que ni idea tienen de lo que les estoy hablando… así que me nació la inquietud de platicarles de lo que se trata este ambicioso proyecto, por lo que decidí ir derechito a la fuente y preparar un cuestionario para Jorge Tovalín, una de las mentes retorcidas (y tal vez criminales) detrás de esta publicación.


Para quienes no saben de qué diablos les estamos hablando, ¿qué es Comikaze? ¿Cómo la defines?

Comikaze: publicación suicida e independiente sobre historieta nacional y extranjera, con artículos de opinión, entrevistas, recomendaciones, reseñas e historias cortas, impresas en elegantísimo blanco y negro. De militar periodicidad trimestral, Comikaze cuenta con la colaboración de un creciente número de amigos articulistas, todos amantes del cómic, quienes gracias a su apoyo desinteresado hacen posible la existencia de la revista, fanzine o como cada quien guste denominarla. También se da el lujo de incluir historias cortas de talentos jóvenes y de consagrados del cómic mexicano.


¿Qué onda con ese rollo? ¿Cómo nace la idea de publicar Comikaze?

Hace unos tres años comencé a reunirme casi todas las semanas con Everardo Ferrer (colaborador de revistas como SuperComics, SuperLuchas y articulista de Vid) y con David Méndez (quien había colaborado en algunos proyectos comiqueros, como el fanzine Zoom Comics o la revista conmemorativa de La Mole, además de editar el boletín informativo Factor Cómic, descendiente directo de La Hoja, producida por el buen Ricardo Cachoúa en los 90).

Alejandra, esposa de Ferrer, le grababa cada semana el programa de radio sobre cómics que yo producía para la estación de radio del Politécnico y de ahí surgió el primer contacto, pues Everardo comenzó a mandarme información sobre presentaciones, lanzamientos y demás datos que yo podía usar para el programa. Más o menos en la misma época le mande un mail a David Méndez, para ver si había oportunidad de colaborar en su boletín, que por cierto este noviembre cumple tres años de obsequiarse en convenciones de la ciudad de México y en tiendas como Comicastle.

Creo que ninguno de nosotros recuerda bien cuando y porqué nos reunimos los tres, pero de repente nos volvimos muy buenos amigos. Hicimos un click muy chido y comenzamos a asistir juntos a los eventos y presentaciones como las de Caligrama. Incluso Ferrer y yo colaboramos en una revista llamada Noveno Arte.

David, Ferrer y yo realizamos un par de maratones de cine de superhéroes en el Centro Cultural José Martí, bautizados como Los cómics van al cine. El primero, realizado un sábado por la noche, fue todo un éxito, la gente salió fascinada por la mañana. La segunda edición del maratón, que realizamos durante el día, otro sábado, extrañamente fue un fracaso, pues ni recuperamos la renta del lugar.

Después de realizar con éxito un festival sobre vampiros en el Circo Volador, en julio de 2007, estuvimos pensando en cual sería nuestro siguiente proyecto kamikaze (de algún lado se nos ocurrió el detalle bobo de autodenominarnos Los Lemmings Kamikaze, cuestión bastante reiterativa que dejaba claras las posibilidades suicidas de nuestros proyectos. Incluso Ferrer dibujó un logo de unos lemmings con gorro de aviador).

Así, tras la presentación de un libro de poemas bizarros de nuestro amigo y experto en vampiros, Carlos Camaleón, quien nos había dado algunos detalles sobre la forma en que autopublica sus libros y el bajo costo que representa para él, pensamos en armar algo. La idea original fue una antología de cómic de horror, que sería armada a partir de los ganadores de un concurso que organizaríamos.

Pero de repente nuestros cuates del colectivo La Parranda de Moneros sacaron Paranormal Directo, una antología muy divertida de horror y transporte urbano, a la vez que también por ahí surgió un cómic independiente llamado Mostros. Entonces supusimos que ya no sería tan divertido hacer algo que otros estaban haciendo con buenos resultados.




Cabe señalar que durante unos tres o cuatro meses, a finales de 2007, Ferrer, David y yo coincidimos como colaboradores de Comic Zone. Pero la cosa es que cuando salimos de dicha revista tras tener broncas con el coeditor, Ferrer y yo nos quedamos con ganas de hacer algo a nuestra manera, aunque fuera para un público mucho más reducido. Así que el ya no colaborar en Comic Zone fue el catalizador para crear Comikaze.

Yo comencé a cotorrear sobre el hacer una revistita independiente sobre cómics, la cual debería llamarse Crappy (no queríamos tomarnos muy en serio, obviamente), pues el título buscaba hacer alusión al famoso magazine de horror Creepy, así que David comenzó a realizar algunas propuestas para el formato de la revista (incluso usando la misma tipografía de Creepy para el título). Por ahí de enero de 2008, un día en la casa, seguramente leyendo cómics en el baño, me vino a la cabeza la palabra komikaze (así, con k) y me gustó como sonaba. Chequé en internet y observé que al menos en México no había nada con ese nombre, por lo que fui a la siguiente reunión con David y Everardo (en nuestro acostumbrado Sanborn's a espaldas de Bellas Artes) con la idea en mente.

Finalmente, cambiaríamos el nombre a Comikaze, palabra mameluca que según esto (a la mejor nada más nosotros lo entendemos así) conjuntaba nuestra idea de hacer una revista de cómics, pero con el mismo espíritu suicida de nuestros anteriores proyectos, que más que por negocio, siempre hemos hecho por difusión cultural. David (quien por cierto una vez nos mostró un dummy para una revista de cómics que quería hacer) llegó con unas propuestas de logos, nos pusimos una fecha tentativa de salida y entonces comenzamos a planear cómo carambas financiar el proyecto.



Para esto, milagrosamente se nos uniría Elizabeth Gil, mi novia, quien inicialmente nos echaría la mano momentáneamente (eso creía ella) pues habíamos tenido broncas para diseñar la revista en la máquina de David. Ahora debemos decir que sin la experiencia de Elizabeth en impresos y su carácter perfeccionista, Comikaze no habría salido a la luz ese 10 de mayo en que la presentamos por primera vez.


¿Cuáles son sus pretensiones con esta publicación? ¿Cuál es su objetivo?

Ser una propuesta fresca, entretenida, digna e inteligente (o no tan bruta) de difusión comiquera. Como no tenemos sello editorial que nos respalde (Plan 9 es sólo un sello ficticio que inventamos, homenajeando a una famosa cinta de Ed Wood), debemos hacer lo mejor posible en cada oportunidad que tengamos de publicar Comikaze, pues un número malo o ventas bajas podrían ser el fin del proyecto. Y no podemos darnos ese lujo ahora.

Hacer una revista que hablara sólo de lo que está de moda o que tratara noticias que pueden consultarse en Internet nos resultaría poco atractivo. De esta forma, una parte muy importante de Comikaze es la promoción del buen cómic mexicano y el rescate de las grandes figuras que lo hicieron crecer en su época dorada.

A fin de cuentas, hacemos esto porque queremos compartir nuestro amor por los cómics e impulsar su lectura de alguna forma.


Como ya se mencionó, Comikaze se imprime cada tres meses… digo, se de publicaciones semanales y estamos acostumbrados a las mensuales… pero ¿cada tres meses? Que loco…
Desde tu punto de vista ¿cuáles son las ventajas y desventajas de tener una periodicidad de publicación de tres meses?

¿Ventajas? El tener tiempo para convocar a la gente que queremos que escriba para nosotros, dándoles un buen margen para enviar sus colaboraciones. De igual forma, tenemos tiempo de diseñar la revista con cuidado, de buscar anunciantes y de asistir a eventos para promover la revista. Creo que publicar cada tres meses, periodicidad que nos permite nuestro tiempo libre, aumenta las posibilidades de que vaya mejorando la calidad del contenido y que se afine nuestra destreza para armar la revista con menos dificultades.

La desventaja es que puedes ser olvidado rápidamente por tus lectores, incluso puede suceder que la gente crea que ya cancelaste la revista pues sólo la ven en contadas ocasiones. Por eso estamos apostando por incluir algunos artículos divididos en partes, para tratar de enganchar a la gente, dejándola con ganas de leer más sobre cierto tema.



¿Cuál es proceso creativo detrás de la revista? (todo lo concerniente a contenidos y diseño)

Es una friega, en toda la extensión de la palabra. Pero es de esas friegas que te dejan un sentimiento enorme de satisfacción, pues sabes que estás haciendo algo que nadie más hace de forma impresa (pues hay un chorro de gente que sólo se queja o se burla de cualquier publicación, pero que en su vida propone algo por el medio que supuestamente adora).

Básicamente realizamos juntas semanales, en las que tomamos cafecito, cotorreamos, frikeamos y nos reímos como tarados. En cierto momento de la noche, agarramos una hojita y comenzamos a proponer temas, dibujantes invitados, entrevistas e ideas. Con esa lista, armamos otra en la que se incluyan los personajes de portada, para darle a Jesús Antonio Hernández, nuestro portadista estrella, una idea de lo que queremos.

En los días siguientes se contacta a los colaboradores, proponiéndoles temas o recibiendo sus sugerencias. Mientras recibimos los textos o historias, comenzamos a conseguir las imágenes para la revista, escanenando cantidades bárbaras de cómics antiguos, cosa por demás monótona pero interesante, pues uno descubre bastantes joyitas.

Al recibir textos pasan por corrección de estilo y posteriormente se pasan a diseño, donde se acaba de poner guapetona la revista. En esos días también se concretan los espacios para los anunciantes, se comienza a planear las presentaciones de la revista y se hacen ajustes al arte de portada, que es coloreada por el sensacional Renato Guerra.

Cabe mencionar que los dos últimos textos que se escriben y mandan a diseño son la editorial y El Factor Mutante, la sección que Ferrer dedica a la recomendación de cómic mexicano, de forma que sea lo más fresca posible.


Algo que en distintas ocasiones se comenta sobre la publicación es el formato (media carta, interiores b/n y el tipo de empastado) ¿esto respondió originalmente a razones monetarias? ¿Se piensa en cierto punto modificar estas características?

Claro que el tamaño tiene que ver con nuestro presupuesto. ¡Con decirte que originalmente pensábamos que Comikaze fuera de sesenta y tantas páginas! Pero después de ver lo que nos iba a costar el chistecito, decidimos hacer algo no tan extenso. Desde el principio queríamos que Comikaze tuviera lomo. Estábamos obsesionados con eso, por lo que no pudimos sacárnoslo de la cabeza, aun cuando nos ahorraríamos varios piedrólares haciendo la revista engrapada. Pero esto de la portada coqueta, en papel bonito, con su pasta simpaticona, es parte de la idea que teníamos en mente. Si te dijeran que puedes sacar una revista sobre tu gran pasión ¿la publicarías al "ahí se va" o tratarías de que saliera lo mejor posible, dentro de tu presupuesto?

Ciertamente la revista podría tener un formato más grande, pero eso obviamente repercutiría en un menor número de páginas. Lo bueno es que en tiempos del iPod, en los que todo es portátil y minúsculo, nuestra revistita es una buena acompañante.

Y en cuanto al color, sencillamente es imposible (de hecho jamás lo consideramos). Publicar a color representaría por lo menos la triplicación del costo de producción. Si bien puede ser muy vistoso, el tener una revista a color no significa que su contenido valga la pena.


Comikaze: ¿se pronuncia [comikase], [comikeis] o [comikazi]? ¿Cuál es la pronunciación oficial?
Bueno, este preguntar surge por que cuando en la Metrocom V, en Tampico, a mi me tocó pasarle el recado al de sonido de que invitara a la conferencia que iban a dar… yo le dije que era la gente de [comikazi], ya que había relacionada el nombre con la palabra en inglés [kamikazi], quienes precisamente eran los pilotos suicidas japoneses…

Buenísima pregunta. Se pronuncia como se lee en cristiano español: Co-mi-ka-ze.

Curiosamente varias personas lo pronuncian comikeis como si se tratara de un juego de palabras entre comic y case (maletín). Incluso hay quienes creen que la revista se llama así por la tienda Comicastle (no somos tan listos, aunque creo que ayuda algo en las ventas).


Les recomiendo a todos los aficionados al arte secuencial, lean lo que lean, a que le den una oportunidad a esta curiosa publicación… sean ustedes los jueces y evalúen de primera mano esta propuesta, adquiéranla, pídanla prestada… hojéenla en Mundo Vid cuando el dependiente se distraiga, pero experimenten en carne propia, para que no vengan otros y los quieran confundir.

El próximo número estará listo en Noviembre y por cierto, se incluye mi segunda participación con un artículo sobre Scott McCloud, con una introducción poco común en este tipo de artículos.

5 comentarios:

El Pipiripau (ikoon) dijo...

Excelente artículo, en lo personal me gusta mucho la revista... El primer número que compré fué el #2 pero ya había leído el #1 y lo que me gustó de sus artículos es que no escriben solo sobre lo que está de moda y que a veces no es tan relevante...

Gracias por compartir el origen de este gran proyecto y seguiré al pendiente cada que salga un nuevo número...

Saludos!

Arnulfo dijo...

Es algo importante, como siempre hemos comentado, ampliar tu horizonte de lectura en cuanto a comic se refiere. En el caso de Comikaze es importante escuchar la opinión de personas que poseen un criterio, diferente o semejante a cada uno de nosotros, pero que debido a que argumentan nos proporciona una idea de algo que ya leimos, o que sólo hemos escuchado que existe.
El equipo de Comikase para nada es improvisado y junta nombres de personas que son conocidas en el medio comiqueril. Muchas felicidades por su revista y esperemos que pronto salga el #3.

Saludos

Giobany Arévalo Ruiz dijo...

ahora recuerdo por que le dieron la patada de "zaquese de 'ay" al querido adrian de supercomics, por rollero...mano no seas el formato de este sitio no se presta para paginas y paginas de texto...por cierto cuando regresas?

Jorge Tovalín González-Iturbe dijo...

En defensa del amigo Adrián, el rollero soy yo.

Pero es culpa de Adrián, que me dijo que me explayara en la entrevista, jeje

El número tres viene chido, se los apuesto. ¡¡O les regresamos su lana!!

OSDAN HERO dijo...

MUCHAS FELICIDADES POR SU EMPEÑO EN PUBLICAR COMIKASE, ES UN BUEN ESFUERZO DE SU PARTE.

VALE LA PENA LA EXPLICACIÓN, CON ESTO ME CONVENCIERON DE COMPRARLO Y DARLE UNA OPRTUNIDAD.

AL CLON DE GIOBANY.

TU COMENTARIO DENOTA CIERTO CELO, ES PROBABLE QUE ESTO SE DEBA A QUE TU QUISIERAS HACER ALGO SIMILAR Y SIMPLEMENTE NO PUEDES, ENTIENDE ALGO, NO TODOS TENEMOS LA MISMA CAPACIDAD, POR CIERTO YA VISTE LA PELICULA DE "TINKERBELL"? CHECALA TIENE BUEN MENSAJE Y ESPERO LO COMPRENDAS. (OSDAN QUE TIENE 10 AÑOS LO ENTENDIÓ)

SALUDOS