Acom webcomic

martes, 28 de octubre de 2008

La clase de anatomía

A principios de la década de los 70’s, dentro de la serie "House of Secrets" #92 se publicó una historia que relataba la tragedia de un científico fue víctima de un atentado explosivo en su laboratorio; ciertos químicos, en conjunto con materia del pantano donde laboraba, alteraron la fisonomía del científico, transformándolo en un monstruo. La historia corta fue tan bien aceptada, que se le creó una serie propia, cambiando ciertos elementos de la historia original (como nombres de personajes y ambientación), dando origen a uno de los personajes de terror de mayor tradición de DC Comics: Swamp Thing.

Para finales de 1983 el escritor británico Alan Moore toma las riendas de Swamp Thing en el #20 del segundo volumen de la serie, la cual se tituló “The Saga of the Swamp Thing”. Fue la primera experiencia de Moore en el mercado americano, aunque sus trabajos previos en Gran Bretaña ya eran bien conocidos.
Moore y los artistas Stephen R. Bissette, Rick Veitch y John Totleben, revitalizaron el personaje, con una propuesta experimental en la que se tocaban temas de conciencia social y ecológica, al mismo tiempo que la obra tenía toques de terror, ocultismo y fantasía.

En “The Saga of the Swamp Thing” #21, los autores re-exploran al protagonista, dándole a Swamp Thing una naturaleza diferente a la que los creativos anteriores estuvieron manejando. En la historia titulada “The anatomy lesson” (La lección de anatomía), el General Avery Carlton Sunderland, excéntrico millonario, en su afán por obtener los secretos de la fórmula bio-regenerativa en que trabajaba Alec Holland antes de su “transformación” en Swamp Thing, ha capturado a la criatura y lo mantiene cautivo dentro de un gran congelador en las modernas instalaciones de su corporativo.
Sunderland ha contratado los servicios del Doctor Jason Woodrue, también conocido como “the Floronic Man”, un enemigo de la galería de villanos de “the Atom”, (como dato adicional, fue el responsable de la mutación que Pamela Isley sufrió, convirtiéndola en Poison Ivy) en esencia, un “hombre-planta” quien está obsesionado con la conservación de la vida vegetal.

Woodrue practica una autopsia al cuerpo aparentemente sin vida de Swamp Thing, descubriendo que en su interior aloja órganos vitales como los tendría cualquier humano, con la diferencia de que dichos órganos están formados por materia vegetal que harían imposible su funcionamiento. Woodrue entonces, busca enfermamente una explicación a la forma de vida que es Swamp Thing; accidentalmente se topa con información sobre cierto tipo de gusano o sanguijuela, que tras ser entrenado para encontrar la salida de un laberinto, transmite el conocimiento a sus semejantes tras ser ingerido por estos últimos.
Woodrue llega a la conclusión de que el ente conocido como Swamp Thing no es una mutación de Alec Holland en un ser vegetal… si no una serie de organismos vegetales que modificados por la fórmula de bio-regeneración, absorbieron la conciencia de Holland y adaptaron su forma a lo más parecido a una persona; una planta que se creía un humano.

Suderland considera la hipótesis una patraña; al no haber logrado su objetivo de conocer la fórmula de bio-regeneración, le informa a Woodrue sus planes de deshacerse de él regresándolo a la cárcel. Woodrue hace su movimiento: sintiéndose humillado por Suderland, cambia los códigos de identificación para evitar que éste último pueda abandonar el edificio, además, eleva la temperatura del contenedor de Swamp Thing, con lo que poco a poco comienza a descongelarse y en toda la extensión de la palabra, a retoñar; Swamp Thing encuentra el reporte de Woodrue, donde encuentra que Suderland fue uno de los responsables del accidente que mató a Holland… con esto, Swamp Thing pierde toda esperanza de “recuperar” una humanidad que en realidad nunca tuvo, por lo que en un ataque de ira ataca al viejo Suderland quien no encuentra escapatoria de la metódica trampa de Woodrue.

Moore transformó a “The Saga of The Swamp Thing” en una obra plagada de terror psicológico, tocando temas que explotan los miedos internos del lector, los cuales solo podrían haber sido evocados por la narrativa del peculiar autor británico; con esto, logró impulsar a otros niveles a un personaje que ya se consideraba “de segunda”, dándole un tratamiento de un ser elemental con la capacidad de comunicarse y controlar la naturaleza, que se desenvuelve en un escenario más realista por intercalar problemas cotidianos con fantasía, dando al lector una sensación de extraña familiaridad.

6 comentarios:

El Pipiripau (ikoon) dijo...

No he tenido oportunidad de leer lo que hizo Moore en Swamp Thing pero me lo han recomendado mucho... Se puede conseguir?

Saludos!

Adrián Medina dijo...

Si, puedes conseguir en Comicastle los TPBs, el primero es "Saga of the Swampthing", donde comienza con esta historia.

Arnulfo dijo...

Recuerdo tener dos historias de Swamp Thing que me obsequiaron de unas publicaciones chilenas que pertenecen a esta etapa de Moore. Las historias son densas y no son sencillas para el lector habitual de comics de capas y máscaras.

El Pipiripau (ikoon) dijo...

Arnulfo, me estás llamando lector habitual de capas y máscaras????

jajaja pos se escuchan muy bien esas historias...

Etazul dijo...

MMM, seria bueno conseguir estos numeros, por cierto tienen relación con la película??

SAludos

Arnulfo dijo...

Y eso tendría algo de malo mi estimado Robert??? Una de mis facetas lo es, pero para aquel que solamente lee comics de superhéroes le costaría trabajo seguir la narrativa. Hasta donde te conozco no eres sólo lector de capas y máscaras. O dónde dejas a Vinny, Operación Bolívar, el zerdotado y otros más